Historia del crowdfunding

El primer caso de crowdfunding está relacionado con la Estatua de la Libertad, un famoso símbolo de la ciudad de Nueva York. Cuando la Estatua de la Libertad fue donada por los franceses, los Estados Unidos no tenían los recursos para financiar la construcción del pedestal que la sostendría. Hubo varios intentos de recaudar la suma necesaria de 100.000 dólares, pero ninguno de ellos tuvo éxito. Así que Pulitzer, que en ese momento era el editor de un periódico, ofreció publicar en su periódico el nombre de cualquiera que hubiera donado dinero, sin importar la cantidad pagada. En sólo cinco meses se recaudaron 102.000,00 dólares de 120.000 donantes que, en la mayoría de los casos, habían donado menos de un dólar cada uno.

En 2007, el crowdfunding se convirtió en una herramienta fundamental para permitir que un hombre en los EE.UU. se presentara y ganara las elecciones presidenciales. El 14 de febrero de 2007, Barack Obama lanzó su campaña de recaudación de fondos en la plataforma World Wide Web. Creía que era posible financiar su campaña para las elecciones presidenciales de forma innovadora y, sobre todo, incluyendo directamente a la población estadounidense. ¡La historia demostró que tenía razón! Sólo en febrero de 2008, la campaña alcanzó su punto máximo, recaudando 55 millones de dólares, ¡alrededor de 1,2 millones de euros al día! (Fuente: «The Atlantic, Joshua Green, The Amazing Money Machine»).